Afíliate

CCOO insiste en señalar el glifosato como sustancia peligrosa pese a la renovación de uso por la UE

    El glifosato es el herbicida más utilizado en todo el mundo y fue incluido por la Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en su listado de agentes cancerígenos. Sin embargo, la Unión Europea ha renovado su licencia de uso por cinco años más a pesar de las continuas peticiones de CCOO para la utilización de esta sustancia. El sindicato quiere recordar que aunque no esté completamente confirmado como un agente cancerígeno, sí se ha podido asociar su presencia con la aparición de determinados cánceres, así como su actuación como disruptor endocrino y defectos de nacimiento.

    28/11/2017.
    Imagen de un bote de Glifosato

    Imagen de un bote de Glifosato

    La Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) incluyó al glifosato dentro de la categoría '2A - probable carcinógeno en humanos) por su relación con el linfoma no Hodkin establecido en estudios realizados entre trabajadores y trabajadoras agrícolas. Al ser un herbicida de amplio espectro, de gran eficacia y de coste reducido, lo cual ha llevado a su amplia utilización en numerosas actividades como la agricultura, los trabajos forestales o el mantenimiento de parques, hace que haya una alta exposición a amplias capas de población.

    Este uso generalizado llevó a que en el año 2009 se aprobara una directiva europea, que se aplica en España mediante un reglamento del 2012, cuyo objetivo principal era la reducción del uso y control de los herbicidas. Sin embargo, esta labor de vigilancia no se está cumpliendo, por lo que se sigue utilizando el glifosato de forma inadecuada e indiscriminada. La legislación sí autoriza esta sustancia, siempre que se siga lo que dice la norma europea, ya que la UE no considera este producto como peligroso para los seres humanos ni para el medio ambiente.

    A pesar de ello CCOO quiere recordar que aunque no esté completamente confirmado como un agente cancerígeno, sí se ha podido asociar su presencia con la aparición de determinados cánceres, así como su actuación como disruptor endocrino y defectos de nacimiento.

    Es por ello que mientras no se produzca la prohibición del uso del glifosato en nuestro país, CCOO propone a los Gobiernos su prohibición de uso en zonas peligrosas para la salud pública y el medio ambiente, su no utilización en infraestructuras dependientes de la Administración General del Estado, la realización de campañas informativas, el establecimiento de una campaña programada de la Inspección de Trabajo para verificar en las empresas el cumplimiento de la normativa preventiva y que el Gobierno español inicie las gestiones oportunas ante la Comisión Europea para la inclusión del glifosato dentro de las sustancias objeto de la normativa REACH, con el objetivo final de lograr la prohibición de su fabricación y uso en el conjunto de la Unión Europea.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.